Sabores de felicidad

La comida es importante, porque mi sentido del gusto está super desarrollado y conectado con las emociones.  No digo que sea de paladar fino, sino que asocio mucho la comida a cosas emotivas.

Esa imagen de la película Ratauille se me repite cada cierto tiempo.

Mi abuela materna murió cuando yo tenía como 5 años, los recuerdos que tengo de ella son borrosos y de colores intensos, sin embargo nunca olvido unos helados que ella hacía que eran de color amarillo y tenian un sabor exquisito, por un tiempo pensé que era lucuma pero no, terminé dejando de comer cosas con sabor a lúcuma por pura rabia de que ninguna tenía el sabor de mi recuerdo.  Con porota tenemos dos heladerías favoritas, una que queda frente a plaza Brasil y ella pide el de vainilla (la cuota de leche de vaca de la semana), yo no tomo helados porque no me gustan mucho, pero un día le cucharié a la gorda y fue tal cual esa imagen del crítico de comida.  Volví a la casa de mi abuela, a ese mueble color celeste, ese sabor, el aroma, mi felicidad por estar probando lo mejor de la vida… se me llenaron los ojitos de lágrimas.

ratatuille

botota

Creo que la cosa emotiva es una de las razones por las que comería cazuela todos los días de mi vida, siempre me llevan a la casa de la Carmelita, los domingo familiares, almorzando cerca de 18 o 20 personas en la mesa gigante que estaba bajo el parrón, con mucho calor, despues que algun tío o primo nos siguiera con jarros con agua para mojarnos, la mesa de los grandes, de los chicos, y la sopa, ultramegacaliente… que decían servía para no sentir tanto calor (y esto me hace recordar a Pablo, que no toma líquidos caliente, y cuando supe, lo primero que pensé fue “no come cazuela, diohmiosanto, ¿quién puede vivir asi?”).

Me acordé de todo esto lindohermoso porque el lunes un compañero de almuerzo me trajo de regalo un fruto que es re famoso, no se como se llama, pero por la foto lo cacharán.  La cosa es que lo probé y me sentí

ratatuille

Me preguntaron si me gustó, dije que si, con la garganta anudada.  Tiene un sabor a felicidad, no se a que se parece pero se que he probado otro fruto con un sabor demasiado igual cuando era feliz siendo niña… ya sabré a que se parece, pero se que me hace feliz comerlo.  Es tan lindo generar esas conexiones con la comida, la música, los olores… somos tan afortunados de tener los sentidos, abrazo a mis sentidos, jajajaja…

SABORAFELICIDAD

Y mas reciente en la lista de romanticidades de sabor está Guaraná, que me transporta a Brasil, automaticamente, y no pensé que fuera tan fuerte esa emoción hasta que la Furtiva me regaló una lata el año pasado, que justo estaba cerca de la fecha en la que cumplían dos años desde que hice mi segundo viaje a ese país, y cuando la tomé fue como aaaaaaaaaaaaaaaaaa, puros recuerdos.

guarana

Anuncios

4 comentarios en “Sabores de felicidad

  1. A mí me pasa con el arroz con huevo, amor eterno y tele transportación inmediata a mi tierra cuando tenía como 5 años!!!
    No cacho ese fruto… quedé metia
    Es que la guaraná es tan re ricaaaa, tbn me transporta a mi bello Brasil

    1. Que rico, el arroz con huevo es rico pero para mi solo eso. aaa, los tallarines con salsa, recalentados en sarten y con un huevo frito encima, el almuerzo rapido favorito de mi carmelita, jajajaja, la amo

      es rico pero caro, me lo trajo un compañero de pega desde san fernando porque alla crece como pasto, me prometio traer mas cuando maduren. jajajaja

      guarana, es la unica bebida que disfruto a morirs, tan linda y rica, y brasil poh, nada mas que decir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s